Viendo los acontecimientos políticos y sociales de nuestros tiempos y analizando un poco el comportamiento actual de las personas que están en posiciones de poder no me queda más que concluir que estamos viviendo tiempos tumultuosos donde la corrupción y la mentira se han apoderado de las mentes frágiles que rigen nuestra sociedad.

No es un problema que tiene fácil solución desde luego, pero desde mi punto de vista, las experiencias que he tenido en mi propia vida me han hecho abrir los ojos a la verdad ineludible de que la mentira juega un baile para hacernos alejar de nuestra propia esencia.

Por supuesto en lo más profundo de nuestro ser hay una sola verdad y eso es que la mentira no existe y de ahí viene todo el sufrimiento y la desdicha humana. Nuestra mente es el refugio de nuestra mentira mientras que nuestro corazón es el refugio de nuestra verdad. La sabiduría verdadera no es aclarar dudas conceptuales donde las limitaciones de la abstracción mental truncan nuestra realidad.

En el corazón yace nuestro refugio último, es allí donde últimamente debemos de dirigir nuestra atención, no en forma conceptual sino experimental. No debemos de hacernos cómplices de la idea de que para transitar en este camino de la vida debemos de enfriar nuestro corazón puesto que esto nos aleja más de nuestra propia verdad.

Mientras más sinceros, vulnerables y amorosos seamos con nosotros mismos y con nuestro prójimo más nos acercamos a nuestra verdad. La felicidad está en el amor que damos y recibimos y mientras más nos alejamos de este principio mas sufrimos.

El éxito lamentablemente es algo que ha sido desvirtuado por personas exitosas inescrupulosas que se dan a la tarea de difundir el mensaje incorrecto a la mentes de nuestros hijos. Buscamos ser exitosos pero dejamos a un lado lo que nos hace humanos.

En vez de buscar ser exitoso, busca ser de valor, de valor a nuestra sociedad a nuestras familias y a nuestro entorno. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *